CUATRO CIÉNEGAS: EL OMBLIGO DEL PLANETA
1

Un oasis en medio del desierto de Coahuila, vestigio de los mares primitivos donde aún habitan las bacterias que formaron nuestro oxígeno y que permitieron la explosión de la vida. Una memoria del tiempo de la Tierra, una memoria viva en peligro inminente de desaparecer y que requiere toda nuestra protección.

Valeria Souza

1
capitulo-1

HISTORIA DE UNA DANZA CÓSMICA

Hay en México un valle muy especial, un oasis convertido en refugio el cual resguarda en su acuífero profundo la historia de la evolución de nuestro planeta. Este lugar tan importante está protegido por una montaña conocida como la Sierra de San Marcos y Pinos; tiene forma de flecha, aunque algunos dicen que parece nave espacial, y es pieza clave de esta aventura ya que tiene en sus profundidades una anomalía magmática que rige la dinámica del agua del oasis. 

El calor del magma genera un ciclo local del agua que permite que esta suba caliente a la superficie y luego se recargue cuando regresa a las profundidades, llevando en su camino a millones de microbios que viven entre las oscuras profundidades de la montaña y el Sol que brilla sobre las pozas en la superficie.

Para entender mejor porque este valle es tan especial, querido lector, sugiero que te prepares para una exploración emocionante. Esta es una historia de muchos millones de años y para recorrerla viajaremos en el tiempo y el espacio, moviéndonos a diferentes escalas que nos permitirán observar a nuestro planeta a lo lejos y después caer en picada hasta poder ver las formas más chiquitas de vida. Espero que el viaje logre convencerte de que ahí, en esa montaña maravillosa, vive la historia de la vida en la tierra, no como una memoria muerta, sino por el contrario, una historia viva. Cuatro Ciénegas es una suerte de microscopio al pasado a través del cual podemos observar hoy linajes ancestrales de microbios que han sobrevivido miles de millones de años de evolución y podemos aprender mucho de ellos.

Para comenzar habría que preguntarnos ¿por qué ahí y en ningún otro lado?, y ¿cómo pasó? Para contestar esas preguntas primero miraremos desde lejos la geografía del planeta, les preguntaremos a las moléculas sus historias entretejidas con las rocas, entenderemos como el polvo de estrellas nos construye y cómo es que la vida y el hielo se robaron al fósforo, elemento escurridizo, para poder desarrollarse. Vamos a ser testigos de cómo el mar cambió de color, pasando del anaranjado al verde y, finalmente, al azul. Todos estos sucesos históricos le dan un valor singular a Cuatro Ciénegas. Esta es su historia, rica y única, la cual hace que hoy sea un laboratorio vivo.

siguientePARTE 2

[shareaholic app="share_buttons" id="18675422"]
[dot_recommends]

El autor

Valeria Souza ■ Científica mexicana, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM, presidenta de la Sociedad Científica Mexicana de Ecología y miembro internacional honorario de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias (AAAS). Ha sido merecedora del Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz otorgado por la UNAM, del Premio Nacional de Conservación de la SEMARNAT, así como del Premio Por Amor al Planeta de Volkswagen México entre muchos otros. Sus trabajos abordan las causas de la biodiversidad en microorganismos y sus procesos de evolución. Ha venido trabajando sobre Cuatro Ciénegas desde hace 20 años.