LA EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN MUNDIAL
4

El crecimiento de la población no es algo neutro y sin efectos para la Tierra. Solo la disminución del ritmo de crecimiento demográfico permitirá buscar soluciones y alternativas a los grandes desafíos actuales y futuros. Nunca, en la larga historia de la vida, las fuerzas humanas habían amenazado a este nivel el sistema vivo del planeta.

Massimo Livi Bacci | OC:TL

DESAFIOS AMBIENTALES

Jakarta, segunda metrópolis más poblada del mundo con 31,6 millones de habitantes. Indonesia. | AS

Como reflexión final, es imprescindible abordar la relación entre población, espacio y medio ambiente. De nuevo, para 2050 habrá 2,4 mil millones de personas más en la Tierra. Una población en crecimiento es sinónimo de intensificación de la actividad humana, de erosión de los recursos no renovables, de aumento del consumo de alimentos y de presión sobre el uso de la tierra y el medio ambiente. El auge de la demanda de alimentos, de fibras, de madera y de otros recursos naturales implica una intensificación de la agricultura y de otras actividades humanas que provocarán modificaciones importantes en el uso de la tierra, intrusiones en áreas vírgenes y una presión añadida sobre los entornos frágiles. A esto se suma la problemática de la generación exponencial de desechos industriales y domésticos a escala global.

octl-ocelotl-largest-trash-dump-in-the-world.jpg

Basurero de Bantargerbang, Jakarta. Indonesia. | (C) MUHAMMAD ISHMOMUDDIN

↑ Basurero en Sri Lanka. | PIXABAY

Desde la Edad Media, la faz de Europa cambió profundamente a medida que el bosque fue talado para crear tierras de cultivo. Un cambio profundo similar ocurrió en el Magreb y en muchas zonas de Oriente Medio. En los Estados Unidos, la década de 1920 terminó de desvanecer el bosque prístino que cubría gran parte del país al este del Mississippi y desde Canadá hasta el Golfo de México, arrastrado por el crecimiento de la población y la industrialización.

Una población en crecimiento es sinónimo de intensificación de la actividad humana, de erosión de los recursos no renovables, de aumento del consumo de alimentos y de presión sobre el uso de la tierra y el medio ambiente.

La mata atlántica que cubría la región costera de Brasil desapareció a principios del siglo XX, devorada por la extracción de maderas preciosas para el mercado europeo, la demanda de la industria minera y de combustible para las plantaciones de caña de azúcar. En el subcontinente indio, gran parte de la cubierta forestal se sacrificó para proveer materia prima para la construcción naval, la construcción del extenso sistema ferroviario y también como combustible. 

Río y parcelas agrícolas. | AS

↑ Deforestación en el Mato Grosso. Brasil. (2014) | CC-BY-SA-NC RICCARDO PRAVETTONI

A nivel mundial, se estima que entre 1700 y 1990, de los 134.1 millones de km2 de tierras emergidas del planeta, las áreas de cultivo se incrementaron más de cinco veces –pasando de 2.7% a 14.7%– y las pasturas para ganado aumentaron seis veces –de 5.2% a 31.0%–. En contraparte, los pasaron de representar 54.4% a 41.5% y los pastizales, estepas y tundras de 32.1% a 17.5%. Por lo tanto, menos de la mitad de la superficie terrestre se encuentra en un estado prístino o semi-prístino, y son en su mayoría tierras inhabitables desérticas, árticas o montañosas.

La antropización y la intrusión humana en entornos frágiles tienen un impacto extremo en el equilibrio bionatural del mundo. La deforestación de la cuenca del Amazonas es, quizás, uno de los procesos más preocupantes que abre un intenso debate. Estimaciones sitúan la pérdida de tierras forestales entre el 15% y el 20%. Este fenómeno inició en la década de 1940 por múltiples factores: la limpieza de tierras para cultivos y ganado bajo la presión de la demanda de alimentos de una población en crecimiento, la prospección y explotación de petróleo y minerales, la construcción de infraestructuras y el asentamiento de inmigrantes. Muchos otros bosques pluviales importantes del planeta enfrentan el mismo peligro por la presión de la actividad humana, desde la cuenca del Congo, a Indonesia, a Papúa Nueva Guinea. 

| LUISA MOTA / CC-SA / AS / AS / AS

La deforestación está haciendo desaparecer los bosques en casi todas las partes del mundo, causando modificaciones profundas de la superficie de la tierra. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las tendencias recientes arrojan resultados mixtos: a nivel mundial, la tasa de deforestación ha disminuido en las últimas dos o tres décadas, pero el proceso continúa a tasas muy elevadas en África, América Latina y el Caribe, a pesar de que la tierra boscosa ha aumentado en Europa y Asia Oriental. A nivel agregado de cada país, existe una relación positiva entre la disminución de la tasa de crecimiento de la población y la tasa de deforestación. Sin embargo, es una relación relativamente débil ya que existen otros factores intermedios que entran en juego como oportunidades de intensificación, densidad de población, regulaciones gubernamentales e instituciones.

Manos campesinas | AS

↑ Idem.

El crecimiento de la población no es algo neutro y sin efectos para la Tierra. Solo la disminución del ritmo de crecimiento demográfico permitirá buscar soluciones y alternativas a los grandes desafíos actuales y futuros. Nunca, en la larga historia de la vida, las fuerzas humanas habían amenazado a este nivel el sistema vivo del planeta. Es prudente disminuir los riesgos y desacelerar el crecimiento poblacional para contribuir a este fin.

logo-octl-ocelotl

   M.L. 

Texto: Massimo Livi Bacci para OC:TL (Bajo licencia CC-BY-SA-NC-ND).
Imágenes: Algunos derechos reservados.
Traducción del inglés, Edición, ilustración y montaje: OC:TL
| OC:TL

(Última modificación: 30/10/2021).

PARTE 3

Para citar este artículo: Livi Bacci, M. (2021). La evolución de la población mundial. Revista OC:TL, Gran Angular, 4. https://octl.mx/poblacion.   

BIBLIOGRAFÍA

Banister, J. (1987). China’s Changing Population. Stanford University Press.

Biraben, J.N. (1979). Essai sur l’évolution du nombre des hommes.Population, XXXIV, n.1.

Boserup, E. (1965). The Conditions of Agricultural Growth. Allen & Unwin.

Childe, V.G. (1951). Man Makes Himself. Mentor.

Cipolla C.M. (1978) The Economic History of World Population. Penguin.

Coale, A.J., Watkins S.C. (1986). The Decline of Fertility in Europe. Princeton University Press.

Coale, A.J. Hoover, E.M. (1958). Population Growth and Economic Development in Low-Income Countries. Princeton University Press.

Crook, N., Timaeus, I.M., eds. (1997). Principles of Population and Development. Oxford University Press.

Crosby, W. (1986). Ecological Imperialism: The Biological Expansion of Europe, 900–1900. Cambridge University Press.

Curtin, P. (1969) The Atlantic Slave Trade: a Census. The University of Wisconsin Press.

Davis, K. (1968 [1951]) The Population of India and Pakistan. Russell & Russell.

Deaton, A. (2013) The Great Escape: Health, Wealth and the Origins of Inequality. Princeton University Press.

Denevan, W.M. (1976). The Native Population of the Americas in 1492. The University of Wisconsin Press.

Demeny, P., McNicoll, G. eds. (2003). Encyclopaedia of Population. Macmillan.

Durand, J.D. (1977). “Historical Estimates of World Population”, Population and Development Review 3, 253–96.

McEvedy C., Jones, R., (1985). Atlas of World Population History. Penguin.

Ferenczi, I., Wilcox, W.F. (1929-31). International Migration, 2 vols. NBER.

Flinn, M.W., (1981). The European Demographic System 1500–1820. Johns Hopkins University Press.

Goldenwijk, K., Ramankutty, N. (2004). Land Use Changes During the Past 300 Years, in Encyclopaedia of Life Support Systems. EOLSS. Vol. 1.

Haines, M., Steckel, R.H. (2000) A Population History of North America. Cambridge University Press.

Hatton, T.J., Williamson, J.G. (1998). The Age of Mass Migration: Causes and Economic Impact. Oxford University Press.

[shareaholic app="share_buttons" id="18675422"]
[dot_recommends]

El autor

Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. In ultrices ex urna, nec egestas nisi blandit eu. Aliquam iaculis diam odio, sed pretium purus pulvinar vitae. Quisque aliquam condimentum magna vitae commodo.