Los pocos ecosistemas que nos siguen brindando beneficios comienzan a ser esenciales para que los habitantes de la ciudad de México podamos sobrevivir. Rescatar el hábitat del axolote también promueve la sobrevivencia de los capitalinos.